domingo, 14 de agosto de 2011

El análisis de la criminología mediática según Zaffaroni

Por estos días, en Argentina, ha estallado el escándalo en tordo al Dr. Raul Zaffaroni. El motivo, que en unos departamentos de su propiedad, entregados para administración, se practicaba la prostitución. Líderes políticos se han lanzado en picada contra el jurista, pidiendo la renuncia al cargo de ministro de la Corte Suprema, pero también ha obtenido el cerrado apoyo de personas que ven en el ataque, un intento de desprestigiarlo, por viejas cuentas políticas.

Zaffaroni ha respondido con calma a los ataques, explicando las imputaciones, que tienen lugar en plena campaña electoral. En su estilo, una clase sobre "criminología mediática", ha analizado el fenómeno de la "lapidación mediática", o el "objeto de una tentativa fallida de construcción mediática de la realidad", que tiene mucho de aquellos fenómenos de "asesinato de imagen", donde el acusado es objeto de una campaña de desprestigio.

En parte de su intervención, el Dr. Zaffaroni señala:

En lo antropológico no puedo dejar de observar que para intentar destruir psíquicamente a una persona se requiere una pulsión de odio tan brutal que en otras condiciones se materializaría en forma directamente destructiva en el plano físico. Me pregunto qué mueve semejante pulsión destructiva. ¿Qué genera o motiva semejando grado de odio? Y llego a la conclusión de que en el fondo es el afán crematístico y de poder. Poder y dinero es la clave. ¡Son locos! ¡Están alienados! Han alcanzado un grado tal de alienación que olvidan el viejo adagio popular: no hay mortaja con bolsillo. Si es que ya no lo tienen, reunirán el dinero que les alcance para vivir muchas vidas, pero no los vivirán, porque hay una sola y única vida, con límite infranqueable. Quizás esta afirmación sea demasiado existencialista y, por ende, resulte un poco pasada de moda, pero no puedo dejar de llamar a la reflexión desde esta perspectiva frente a semejante grado de alienación.
Les dejo el link, que contiene la clase completa.